Siete formas de convertirte en un colaborador más decidido, confiado y sólido

En la actualidad pareciera que el ser humano en la búsqueda de la excelencia, tiene constantemente la necesidad de encontrar la solución a cada problema y encontrar el fundamento (ya sea histórico o teórico) de cada logro o fracaso. Esto se debe en mi opinión, a que gracias a la tecnología y la gran cantidad de información ¨a la mano¨ con la que contamos, tenemos curiosidad por conocer nuevas estrategias que nos ayuden a ser mejores y porque no, también nos beneficie en nuestras relaciones personales y laborales.

Por ello, buscando precisamente dicha estrategia para mejorar en el ámbito profesional, me he topado con diversos artículos enfocados en cómo ser un buen líder, y encontré muy buenos consejos que no necesariamente están contemplados exclusivamente para alguien que esté a cargo de un equipo, sino que todos podemos aplicarlos para ayudarnos a tener un mejor desempeño; tal vez pase por nuestra mente que, por lo pronto, eso está muy lejos de la realidad, o quizá nos hagamos la pregunta ¿Por qué me sería útil esta información si no es de mi interés llegar a convertirme en líder?.

Pues la respuesta es que entre diversas aptitudes y actitudes que necesitamos para ser exitosos, existe un rasgo, que es poco frecuente y que es indispensable: la seguridad en sí mismo. Una persona necesita ser audaz y tener agallas para liderar un equipo, comunicar una visión o crecer en una empresa. 

Aunque nadie es inmune a los episodios de inseguridad, quienes deseen alcanzar el éxito deben tener seguridad en lo que son y hacen, así como ser capaces de imprimir el mismo espíritu en las personas que le ayudarán a lograrlo. Es por ello que en base a dichos artículos y mi experiencia como parte del equipo GTI, les comparto Siete formas para convertirte en un colaborador más decidido, confiado y sólido:

1. Conócete a ti mismo. Tal vez pase por tu mente en algún momento el deseo de hacer todo por ti mismo. Pero a menos de que tengas súper poderes, eso no es posible. Acepta que no eres experto en todo y que necesitarás ayuda de tu equipo para desarrollar cualquier proyecto con éxito.

Evalúate a ti mismo. Descubre para qué eres bueno y para qué no. Ten confianza sobre las habilidades que posees y enfócate en ellas. 

2. Establece expectativas racionales. Una vez que tenemos bien enfocado ¨para que somos buenos¨, debemos tomar conciencia y entender lo que es humanamente posible de alcanzar. Con esto me refiero a que no es necesario ser siempre perfecto. Incluso una estrella de rock está destinada a fracasar si establece metas irracionales. Puedes fijar tus metas para llegar al éxito, comparándolas con lo que esperas de tus compañeros. 

3. Deshazte de la negatividad. ¡Ojo! La negatividad y la confianza no van de la mano. Una persona no puede estar realmente segura de sí misma si constantemente se enfoca en sentimientos de duda o ansiedad. Si te sientes negativo acerca de algo, entonces pon a prueba la situación. Por ejemplo, digamos que crees que eres pésimo haciendo presentaciones.

Pregúntate: ¿por qué pienso así? ¿Qué evidencia existe que soporte esa creencia? Si el sentimiento tiene cierta validez, piensa qué puedes hacer para resolver el problema y tener mayor confianza.

4Vístete para el éxito. Vestirte puede mejorar la forma en que los demás te perciben, o bien, cambiar la perspectiva en la que tú te ves.

El atuendo apropiado depende de varios factores, incluyendo el giro de la empresa a la que perteneces, pero generalmente debes vestirte de una manera que sugiera que estás preparado y que tienes el control.

5Actúa sin dudarlo. Si te sientes inseguro acerca de un tema, o no sabes cómo resolver una situación, ya sea dentro o fuera de la empresa, pregúntate qué te está deteniendo.

La respuesta puede ayudarte a superar la falta de confianza. Alguien que es visiblemente seguro de sí mismo no duda entre la decisión de actuar y la acción.

6. Prepárate. Es muy importante estar preparado. Puede sonar obvio, pero nunca vayas a una reunión sin tener conocimiento al menos, del tema que se va a tratar. Lo mismo sucede en cualquier parte del negocio. Actuar con base en conocimiento tangible es mucho mejor que correr el riesgo de tomar todo a la ligera. 

La preparación ayuda a borrar la duda y te hace ver bien.

7No dejes que un exceso de confianza entorpezca tu éxito. El exceso de confianza no sólo puede quitar motivación  y confianza que los demás perciban de ti, sino que también puede cegarte de los cambios necesarios para tu equipo o la empresa.

En conclusión, ser seguro de ti mismo no quiere decir, que pienses que no puedes hacer nada mal o que lo vas a saber todo. Al igual que los mercados se transforman, o en el caso de la economía que sube y baja, no siempre puedes seguir el curso y conservar el éxito. Ten el criterio y apóyate con tu equipo para saber cuándo hacer cambios que te ayuden a mantener el éxito.

Además, una de las técnicas más importante y considero oportuno recordar, es la vocación de “Servir a los demás”, debes tomar conciencia de eso y empezar a ponerte al servicio de los demás. Esto es uno de los talentos necesarios para llegar a ser un buen colaborador.

Por lo tanto si quieres mejorar en tu desempeño laboral, empieza por hacer la lista de tus valores, actúa y se fiel a ellos.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Otros artículos del blog

Categorías