Un empujón a la economía

Sin duda alguna, la crisis económica derivada por la parálisis a nivel mundial es uno de los temas más preocupantes que ha traído la emergencia sanitaria por COVID19 (Expansión, 2020). En México, la  Sala de Prensa del INEGI presenta los resultados de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) Trimestral, los cuales señalan que éste aumentó 3.1% en términos reales en el trimestre octubre-diciembre de 2020 frente al trimestre previo, con cifras ajustadas por estacionalidad. Esta realidad es poco alentadora, pues dicha tasa, aun siendo positiva no compensa el desplome histórico de 9% alcanzado en la economía mexicana del 2020.

Por otro lado, vemos constantemente en redes sociales, noticieros y otras plataformas de comunicación, los análisis de muchos especialistas en la materia, quienes informan sobre la inevitable contracción económica que afecta a las empresas pequeñas y medianas (Pymes), pequeños comerciantes, emprendedores, negocios que difícilmente lograrán superar esta crisis. Muchos, incluso, tuvieron que cerrar definitivamente (El Financiero, 2020).  

Ante un escenario tan negativo, existe la forma de ayudar con un «Pequeño empujón» a la economía del país (Forbes, 2020). La ayuda requiere, en la medida de lo posible, fomentar el consumo local o inmediato: necesitamos comprar en la verdulería de la esquina, en el establecimiento cercano de comida corrida o de la cocina económica, contratar los servicios del jardinero, de los lava autos, del pintor. 

Hoy, más que nunca, debemos contratar los servicios de esos pequeños negocios que piden a gritos tener clientes. Esto ayudará a mover los engranes detenidos de nuestra economía. Demos prioridad a las empresas mexicanas, a los emprendedores y a las Pymes. Las pequeñas acciones tendrán un impacto positivo en la economía del país.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Otros artículos del blog

Categorías